Article a la premsa digital cubana sobre el projecte al que donem suport a La Habana.

http://www.ipscuba.net/index.php?option=com_k2&view=item&id=11007:participación-ciudadana-aviva-el-desarrollo-local&Itemid=6

Participación ciudadana aviva el desarrollo local.

c4a8f3a678116b962d8b9ebaa9d43688_XL

Galfisa estudia la realidad y el pensamiento latinoamericanos con énfasis en los movimientos sociales como alternativas emancipatorias de la región y para ello celebra desde 1995 los eventos bianuales sobre Paradigmas Emancipatorios en América Latina, donde intercambian académicos y activistas políticos y sociales. Crédito: Archivo IPS Cuba.Archivo IPS Cuba

 

 

Iniciativas económicas comunitarias aparecen como paleativo a problemas sociales en Cuba.

La Habana, 31 ene.- Frente al crecimiento de las desigualdades sociales en el contexto de los cambios económicos y políticos emprendidos por el gobierno desde 2008, activistas y académicos de Cuba idean proyectos alternativos para incentivar la participación y conciencia política de la ciudadanía a nivel local.

En el barrio Los Sitios de Centro Habana, uno de los municipios más poblados y empobrecidos de la capital, se capacita en educación popular, cooperativismo, economía solidaria y feminismo, a líderes locales como parte de un proyecto del Grupo América Latina: Filosofía Social y Axiología (Galfisa) del estatal Instituto de Filosofía (IF) de Cuba.

El colectivo académico, fundado hace 20 años, defiende desde la investigación-acción la transformación de la realidad mediante el trabajo grupal, el diálogo, la solidaridad, la construcción colectiva del conocimiento y la utopía de un mundo mejor.

A petición de la presidenta del gobierno de ese municipio, Susana Acea, integrantes y colaboradores de Galfisa acompañan una gestión de poder más horizontal y participativa, apoyándose en investigaciones para la transformación social y talleres comunitarios.

“Lo más importante ha sido la participación desinteresada de la gente en el ejercicio político colectivo”, expuso la representante de la Asamblea Municipal del Poder Popular de Centro Habana (gobierno local) durante un panel realizado este mes en la capital cubana.

La experiencia tuvo una primera edición hace cinco años en el Consejo Popular Colón, también de este municipio habanero, con buenos resultados en cuanto a la preparación de sus líderes estatales. Pero en Los Sitios pretenden motivar más protagonismo de las personas del barrio.

Para Acea es posible cambiar la concepción con la que se ejerce el poder popular en Cuba vinculando a las personas de la localidad en la resolución de sus conflictos.

Centro Habana tiene más de 140.000 habitantes y casi 41.000 personas por kilómetro cuadrado. Entre sus problemas acuciantes figuran un fondo habitacional deprimido, malas condiciones higiénico-sanitarias, altos niveles de delincuencia y dificultad en el acceso al empleo, informa a la Redacción IPS Cuba el equipo coordinador del proyecto.

Al realizar un diagnóstico entre personas de Los Sitios para iniciar el acompañamiento, los integrantes de Galfisa encontraron que entre las necesidades más urgentes se encuentran la vivienda, empleo, trabajo sociocultural, seguridad ciudadana, mal estado de las calles y el alumbrado público, en orden de prioridad.

Paula Companioni, joven integrante del grupo, asegura que los talleres brindan herramientas teóricas para facilitar procesos de participación activa de líderes locales desde una visión socialista, de manera que ellos y ellas asuman su potestad constitucional para gobernar.

Sin título-1Además de los delegados y delegadas de las circunscripciones (equivalentes a concejales), Galfisa instruye a más de 20 personas de cooperativas no agropecuarias creadas en el barrio, para mostrarles modos más solidarios de organizar sus producciones en función de un desarrollo comunitario.

 En uno de los paneles del XI Taller Internacional sobre Paradigmas Emancipatorios participaron junto a renombrados intelectuales cubanos, protagonistas de los proyectos de capacitación local en Centro Habana desarrollados por Galfisa. Crédito: Archivo IPS Cuba.

“Les animamos a tener sentimientos de pertenencia con el territorio y redes de intercambio entre negocios cercanos para abastecer las necesidades de la comunidad, como sucedió con una cooperativa textil que produce los uniformes, manteles y servilletas de otra cooperativa de servicios del municipio”, explica Companioni.

Luego de incorporar estos conocimientos, Carlos Martínez y Gisela Vilaboy dieron un vuelco a su negocio de artesanía “Bambú Centro” hasta convertirlo en una cooperativa que beneficia con empleo y actividades socioculturales al barrio Los Sitios, donde radica su taller fundado en 2010.

Para este matrimonio de emprendedores, la apertura realizada por el país a los pequeños negocios privados pudiera acrecentar el desarrollo local porque permite materializar ideas novedosas sin intervención del Estado.

“Ahora disfrutamos de ingresos propios, pagamos nuestros impuestos que pueden ser utilizados en mejorar el municipio y además nos proyectamos socialmente al ofrecer círculos de interés y clases de artesanía y pintura para los niños del barrio”, destacó Martínez.

En su opinión, la fuerza laboral independiente que actualmente se despliega en la nación caribeña puede recuperar valores como la importancia del trabajo honrado, “porque las personas notan el crecimiento del proyecto en función del esfuerzo y la mejora en la calidad de vida de quienes formamos la cooperativa”.

El proceso de transformación del modelo económico cubano desplegado por el presidente Raúl Castro implica cambios en la política de empleo, porque elimina puestos en las plantillas de organismos estatales, el mayor empleador, y aumenta el trabajo privado y cooperativo.

Según datos oficiales publicados al cierre de 2014, existen en el país 477.000 trabajadores por cuenta propia, lo que supone un crecimiento de más de 30.000 nuevos emprendimientos en el año.

No obstante, investigadores sociales advierten el posible incremento de las inequidades por género, color de piel, territorio y nivel adquisitivo que trae aparejado este proceso de redistribución laboral.

“Para preservar el carácter equitativo de nuestra sociedad no basta con refrendar la igualdad de las personas en el marco jurídico. También resulta necesario promover políticas que minimicen o eliminen barreras económicas y sociales que dificultan la realización de cada persona”, enfatizan las economistas Dayma Echevarría e Ileana Díaz en un artículo científico.

Las expertas proponen crear políticas redistributivas a nivel territorial, focalizadas en grupos vulnerables, en un texto incluido en la última edición de la serie “Miradas a la economía cubana” (2014).

Pero Georgina Alfonso, directora del IF, añade que el cambio no solo debe ser material sino de conciencia y autonomía.

“Las nuevas medidas generan alternativas económicas en las comunidades que pueden servir a los gobiernos locales para conformar estrategias integrales que mejoren las condiciones de vida de las personas, porque los beneficios de los negocios privados deben quedar en los presupuestos de los territorios”, sostiene en conversación con la Redacción IPS Cuba.

“Las proyecciones del país, aún en proceso de prueba, entregan un margen de creatividad infinita, pero solo son posibles si existen maneras de pensar diferentes, que impliquen a cada persona en esa transformación”, acota.

La investigadora confía en “el acumulado la Revolución cubana (de 1959)” para concretar un proyecto socialista en medio de la reforma, pero cree que “no se puede dejar todo en manos del gobierno, el Partido Comunista o las organizaciones, porque el destino de Cuba es problema de cada habitante”. (2015)

 

Advertisements